Publicado originalmente: 30-07-2007

  1. El discurso del Presidente de la República ha sido desconcertante. Al menos para mi. Invocando ser nieto de maestros e hijo de maestra, ha pedido perdón a los maestros por lo de comechados y otros epítetos. Les ha ofrecido el oro y el moro, con una marsellesa celestial.
  2. Este político ya corrido, no ha hablado de resultados a corto plazo sino los que se lograrán al final de su gobierno. Estamos en la época de siembra, la cosecha viene después.
  3. Como era de esperarse, toda la culpa de la falta de obras, se las ha arrimado a los Presidentes de las Regiones. Ellos manejan en conjunto dos tercios del Presupuesto del pais y el Gobierno Central solamente un tercio. Sacudón de todo fresco que puede demostrar con números que eso es así; pero no ha dicho que en las Regiones no existen los técnicos, ni los otros recursos necesarios para llevar adelante las obras. Así que de ahora en adelante, la gente tendrá que empezar a crucificar a los Presidentes de las Regiones, Alcaldes y cuanta gentita tiene que ver con el construir, desde el banco de una plaza pública hasta montar una industria. La descentralización debe, en puridad de verdades, hacer las obras, pero para eso antes de darles el dinero, han debido ser capacitados los que tomarían los cargos de gobierno, cosa que no se ha hecho. Además no hay Regiones. Sólo hay 25 Departamentos que fracasaron con las Corporaciones de Desarrollo y los organismos que los sucedieron. Y a ese organismo, sin cambio, ni preparación alguna, les han asignado el dinero, …. ¡Ya pues, hasta cuándo con las metidas de dedo! ¡Qué! ¿Acaso todos están enfermos de la próstata o siguen caídos del palto?
  4. Veremos cómo se llevan las cosas en el segundo año de gobierno. Si la política del Gobierno Central no cambia y los Gobiernos Regionales no se ponen de acuerdo entre los que realmente conforman una Región y afrontan las cosas con seriedad, todo se ira al cuerno.
  5. ¿Y el “Último Samurai” Fujimori se hará el harakiri, como corresponde por haber perdido su salvoconducto a la impunidad? ¡Misión imposible!
Anuncios