Publicado originalmente: 20-05-2007

No debe llamar la atención que existan ministros como “Chiquitín” en este pais. Si reparan un momento en analizar que, por un lado, no existen partidos políticos y, por otro, nadie está institucionalmente preparado para manejar la “cosa pública”. Las universidades (públicas o privadas) no tienen Facultades, ni Escuelas o Institutos que se encarguen de ello. Actualmente, son políticos, los muchachos de la época en que ya eran adultos, muy mayores, viejos: Haya de la Torre, Fernando Belaunde, Bedoya Reyes (anciano), Jorge del Prado, Ruiz Eldrege (anciano retirado y enfermo), Héctor Cornejo Chávez (igualmente enfermo y retirado) y algun otro de cierta experiencia. Otros, como Enrique Bernales, el mismo Hurtado Miller, y casi todos los de la “izquierda caviar y no caviar”, están fuera de juego. Pero, esos muchachos fueron castrados por la presencia de un intruso con suerte, como muchos aventureros políticos en el pais: el japonés (alias “el Chino”). Después, un fanfarrón como Toledo, acompañado por tecnócratas sin otra bandera que don dinero, estudiaron y se capacitaron para vivir comodamente a costillas del Estado o de los organismos internacionales, ONGs, asi como del capital internacional, que por alguna razón le convenga invertir aqui.

Por eso, los ricos cada vez lo son más y los pobres, sin educación, ni capacitación técnica que les permita siquiera ser obreros eficientes, estan más pobres cada dia, engrosando la masa de los condenados a la miseria, dedicados a la comercializacion de la droga al menudeo, al contrabando de baja estofa y al aumento de los cuadros de delincuencia: robos y vulgares asaltos a cualquier persona que dé la impresión de contar con algun patrimonio. Ya no importa que tengan apellidos de abolengo o ligados a las grandes inversiones, lo que importa son los billetes de la cartera.

En esta situación, se encuentran en los altos cargos políticos, los segundones y tercerones y no los que verdaderamente eran los llamados para el recambio que tenia que producirse, por imperativas razones de paso del tiempo, que desplaza a los viejos y deja espacio para los que deben cumplir con los requisitos de los verdaderos remplazantes, cosa natural en la vida.
Este hecho se ha producido en todo el pais, con muy raras excepciones, comprende las denominadas regiones, municipalidades provinciales y distritales, dándose el caso de quién fue Primer Ministro en el gobierno del japones, ahora presida una region (Huancavelica), pero huérfano de un equipo que siquiera le permita realizar una buena gestión en el gobierno regional. Aparte de estar amenazado con la pérdida del cargo, por haber recibido una sentencia condenatoria en un proceso judicial que ya existía cuando candidateó, situación que puede constituir un verdadero precedente político.

Lo mismo, con muy ligeras variantes, hubiera sucedido con Unidad Nacional o con los seguidores de Humala. Recuérdese que aun antes de la segunda vuelta para la elección presidencial, ya se había producido un desbande en las huestes de Humala, que en ningún momento, llegaron a constituir una verdadera organización. Fue, como muchos otros, un aluvión electoral, que por muy poco no llega al poder. De donde se desprende que no hay gente idónea, en ninguno de los actuales grupos políticos para desempeñar los cargos que ostentan; lo que explicaría que a pesar de gruesos errorres (herrores), permanecen en sus cargos y los problemas quedan sin solución; que se vienen manejando con alargues de tiempo y la realizacion de pequeñas obras y la estabilidad económica derivada de otros factores, ajenos por completo al buen o mal gobierno de los actuales poderes públicos.

Estoy tentado a repetir aquella famosa frase que dijo Hurtado Miller, el 8 de agosto de 1990, el famoso día del Fuji-Shock: “Que Dios nos ayude”.

Anuncios