Publicado originalmente: 28-09-2007

Esa misma señora que puso en huelga su guadaña el dia primero de un mes de enero en un año y en un pais que Jose Saramago no ha querido revelar, acaba de despojarnos de un maestro amigo, un hombre culto, poeta, escritor e historiador y sobre todo un hombre comprometido con su ideas, su pueblo natal y su pais: Don Luis Kuon Cabello.

Miembro de una familia compuesta por 12 hermanos, casi todos maestros que destacaron en los distintos niveles de la educación peruana, tanto en las Ciencias como en las Letras, don Luis desde muy joven, junto con otros de su generación hizo conocer su pensamiento en las páginas de un periódico de su natal Moquegua, llamado Juventud, primeramente y luego en La Voz de Moquegua; Chen-Chen; Orientación; Progreso; El Mensajero (de las minas de Toquepala, Nuestra Tierra) y Correo de la ciudad de Tacna. Fue también colaborador del diario La Prensa de Lima. Autor de una novela: “Vida truncada“. Y, sobre todo, un notorio escritor en el famoso e histórico periódico La Reforma. Don Luis Kuon Cabello fue profesor, formado en el Instituto Pedagógico Nacional y en la Pontificia Universidad Católica del Perú y trabajó en la vieja Escuela 971 que lleva el nombre de otro notable educador moqueguano, don Rafael Díaz. Información que hemos tomado del homenaje a cargo de Ismael Pinto Vargas, el 24 de noviembre de 2002, en el Club Departamental Moquegua.

Su vida de docente se vió truncada por una de las reprobables medidas que tomó el gobierno de facto del General Manuel A. Odría, contra el Partido Aprista Peruano (APRA); del que don Luis era miembro por entonces.Y junto con otros docentes de igual valía, entre ellos su hermano Carlos, privó a la antañona ciudad de Moquegua de los mejores profesores que tenían sus escuelas y colegios.

Nosotros lo conocimos como escritor, autor de la famosa columna Retazos de la Historia de Moquegua, en el periódico La Reforma donde volcaba todos sus conocimientos sobre la historia y las costumbres de Moquegua; y las ciudades que integraban el Departamento del mismo nombre. Allí también, estaban sus utopías para que este pedazo de tierra peruana fuera esa “famosa patria chica” que en muchos lugares del mundo, notables historiadores han tratado siempre de destacar, respecto a los pueblos de los que eran oriundos. Lo conocí, también, en otras actividades ligadas a las actividades económicas y contables. Siempre era don Lucho, un caballero de magnífica compostura, respetuoso y respetable, de los que se dice notable en la ciudad.

El año 1981 llevó a la imprenta, en un libro voluminoso, sus Retazos de la historia de Moquegua. Una obra totalizadora, que comprende, a modo de una enciclopedia, a todos los pueblos del Departamento, incidiendo hasta en el detalle que otros desdeñan, sin tomar en cuenta el valor que tiene para quienes toman como fuente una obra de esa naturaleza. Allí están contenidos también artículos de varios de sus hermanos, iniciativas e ideas sobre el devenir del pueblo moqueguano y, como pocas veces se ha hecho, es tocado todo lo que interesa para conocer como nace una ciudad, vive, crece y se desarrolla, con anécdotas, trompicones y éxitos.

Publica también Moquegua en la Guerra con Chile, un aporte para conocer los estragos que causó la invasión del ejército del pais del sur del continente y el heroismo de los moqueguanos. Luego en 1993, da a luz Retazos para la historia de Ilo y retazos para la historia de Samegua. El primero, puerto moqueguano famoso desde la época en que el Peru fue colonia española; ya que por allí se realizaba el tráfico hacia el Alto Perú (Bolivia) y el norte de Argentina; y el segundo, tierra de las cotizadas paltas (aguacates) que se saboreaban en todo el sur del Perú y norte de Chile.

Don Luis fue un historiador autodidacta que siempre estuvo a la caza del dato, que permitiera dar más y más luces a Moquegua y que sirviera también para su engrandecimiento. Casado con una dama también moqueguana, tuvo tres hijos: una mujer y dos varones, todos de iguales valores humanos, profesionales y éticos que él, formación que recibieron porque su familia fue sólidamente constituida. La vida quiso que en esas paradojas, que nos sorprenden, uno de los hijos muriese, repentinamente, hace algunos años, cuando cumplía una misión pública importante fuera del pais.

Don Luis, ahora, junto a Lucho, que lo antecedió en la partida, ha entrado a conocer la otra vida, que Ud. como católico sabía que existe. Reciba Ud. este pálido saludo, cuando en su luminosa ancianidad, la dama de la que nos habla Saramago vuelve a poner en actividad su guadaña.

Cuajone juntamente con Toquepala, ambas minas de cobre constituyen junto con otras de Chile y el Africa, las principales de este mineral en el mundo. Sus instalaciones principales se encuentran en el Departamento de Moquegua, Perú, junto con la refinería metalúrgica en el puerto de Ilo, cobrarán singular importancia cuando se concluya la carretera transoceánica de Brasil, pasando precisamente por Moquegua. De allí la importancia de la obra de don Luis, que da información amplia sobre de zona de Moquegua , tarea en la que continuaba, pese a sus 94 años de edad.

Anuncios