Publicado originalmente: 25-12-2007
El reportaje: “La alternativa peruana” (El País, 24-12-2007) se basa en una situación paradógica de la actual economía peruana. El crecimiento que vive el Perú no es igual al Desarrollo que debiera producirse. Nuestro crecimiento económico está basado en el alto precio de los minerales, y claro está, la agricultura y la agroindustria de exportación también contribuyen a ello; pero, en pequeño porcentaje, caso distinto al chileno. Por eso, Chile marcha rumbo al Desarrollo. La agricultura de la costa, con los espárragos, las uvas y los mangos es la que está creciendo y exportando. Por ello, el Presidente de la República, en sus artículos titulados: “El perro del hortelano” (publicados en el diario “El Comercio”), pone especial énfasis en que se continúe con la explotación de minerales y se saque la mayor cantidad posible para que el PIB llegue al doble del actual. Pero, insisto, explotar minerales sin darles valor agregado, así como exportar productos de la agricultura y aún de la agroindustria, en la forma actual que se hace, no contribuye a nuestro Desarrollo. Toda la selva y buena parte de la sierra no tienen un rol importante en este tipo de economía. Y, si el Gobierno (nacional y regionales) no da un uso adecuado a los mayores ingresos que tiene el Estado, se corre el riesgo de cuando disminuya el precio de los minerales, lo que sucederá pronto (depende de los pasos de China e India, sobre todo), y el Perú no haya completado las obras de infraestructura que requiere: carreteras, ferrocarriles, generación sostenible de energia, mejora de las técnicas de cultivo y riego, así como una adecuada y eficaz reforestación de la selva; el Perú puede verse en una situación más grave que la actual, y ya sin contar con posibilidades de recuperación inmediata. La invasión de los productos chinos e indúes, asi como koreanos, malasios y de muchos otro paises industrializados, le quitaran toda posibilidad de Desarrollo a una población en aumento descontrolado y no planificado.
¿Hugo Chávez lo esta haciendo mejor? Tampoco. Ningun país latinoamericano, excepto Brasil y Chile, están en la senda correcta. Todos marchan a estancarse definitivamente en una economía terciaria, en la que los pobladores son productores de servicios y consumidores. Entonces, tendría que pensarse en el turismo, la gastronomía y en cualquier otro servicio que pueda ser comercializado o seudo-industrializado, pero dudo que en una economía así, los nuevos millones de peruanos puedan salir de la pobreza y muchísimos caerán en la miseria.
Las carreteras transnacionales Brasil-Ilo-Matarani-San Juan por el sur, así como la que se haga por el norte, será más a favor de Brasil que a los pueblos peruanos. Algo similar habrá de acontecer con la carretera Bolivia-Ilo. Creo que los acuerdos para autorizar esas vías no han tenido en cuenta las condiciones para asegurar que los viajeros consuman productos nacionales en las ciudades y puertos peruanos.
Por otro lado, el asunto del gas natural de Camisea sigue siendo un misterio (ahora entiendo porque se caricaturizó este tema con el término “Como-sea”). Muchos aseguran que el volumen de gas de las reservas peruanas no es tan cuantioso y la exportación no durara muchos años (20 en el mejor de los casos). Aquí nuevamente encontramos a Chile, tratando de aprovechar al máximo, también, el uso del gas natural peruano y aún el boliviano, con perspectivas muy positivas para ellos.
Considero que debe reformularse los planes (si es que existen realmente) y la gestión de la economía peruana, muy a fondo, y teniendo en cuenta, fundamentalmente, el incesante y descontrolado crecimiento de la población peruana pobre o en miseria.
Anuncios