Publicando originalmente: 30-08-2010

La tacha aceptada por el JNE contra Alex Kouri ha provocado un terremoto en su movimiento político y su exclusión en las pròximas elecciones municipales. Los fundamentos de la tacha y las razones para aceptarla, no han sido difundidas ampliamente por los medios periodísticos, debido a que son “cosas legales” que pueden provocar sintonizar otro canal. Lo único importante es transmitir a un reportero ignoto preguntando a un grupo de ignotos sobre sus reacciones emocionales por el hecho de que el “malo” JNE ha excluido a su “taita” Alex. Ese es el periodismo mediocre y sensacionalista existente.
El reconocimiento de Ivonne Frayssinet de que “tenía miedo a ser elegida alcaldesa” en una entrevista televisiva, busca esconder la amoralidad que lideraba el movimiento político de Alex Kouri. Frayssinet es una gran actriz y reconozco ser su fan, pero en política es una persona ingenua, ambiciosa e ignota. El movimiento de Kouri pregonaba que la llevaba en su lista por ser una persona pública idónea para las labores sociales que emprendería el nuevo alcalde. O sea, que la llevaba como si fuera la primera dama del municipio limeño. El cargo de Teniente Alcalde no es decorativo o “social”, sino político y administrativo. ¿Frayssinet hubiera podido conducir la municipalidad de Lima, ante la ausencia de Kouri? De ninguna manera. Entonces, ¿Quién lo hubiera hecho? ¿Fernando Altuve? Posiblemente, entonces, ¿Por qué no le dieron ese cargo y Frayssinet hubiera postulado como regidora? Porque lo que se buscaba era un IMPACTO SICO-SOCIAL MEDIATICO en el electorado. Exactamente, lo mismo que Kouri siempre reclamaba, que los medios no lo dejaban liderar las encuestas. Si la lista postulante de su movimiento era “un equipo de profesionales” como repetía constantemente Kouri, ¿Por qué no colocar a uno de esos idóneos profesionales en el cargo de Teniente Alcalde? Simplemente porque es mentira. Como fue en el gobierno regional del Callao, se buscaba que el caciquismo de nuestra adolescente República permanezca imperando. Este aborto político nos revela la informalidad del sistema de partidos y el infradesarrollo en que vivimos. Maquiavélicamente planificado por el dúo de delincuentes que nos gobernó durante una década, y que los tres Presidentes sucedáneos no han hecho nada, ni lo harán, (porque no les conviene) para que esta situación cambie.
¿Susana Villarán será la esperanza que Lima necesita? Primero, leeremos sus planes y si no hay una tacha de por medio, comentaremos su candidatura. Pero, lo que queda claro es que el sistema político peruano está compuesto por advenedizos, arribistas, ambiciosos pseudo-políticos y pseudo-profesionales que aspiran gobernarnos (y robarnos) eficientemente. Porque el dinero del Estado (tesoro público) es de todos, y mientras no lo entendamos, la corrupción seguirá vivita y coleando. En el Virreynato, el tesoro público era de esa monarquía peninsular que nunca se hizo presente, pero con la creación de la República, eso cambio, en el papel, pero no en nuestra mentalidad colonial.

Anuncios