Publicado originalmente: 11-10-2010

Son las 12:18 am (11-10-2010) y los vecinos de un lote en la Mz. “F” de mi Urbanización (María Auxiliadora, San Juan de Miraflores), siguen celebrando un cumpleaños, en plena calle; mejor dicho, cerrando la calle y armando un mini-auditorio para tener “su espacio”, y poder celebrar por todo lo alto, así como los “pituquitos” realizan sus fiestas exclusivas. Quejarme al serenazgo o a la policía, son acciones temerarias e inútiles, debido a las represalias que tendría de esos vecinos y a la inoperancia (cuasi-desidia) de las autoridades policiales. Entonces, que puedo hacer, pues lo que estamos acostumbrados a hacer, los peruanos honestos y cojudos de este país: Ajo y agua. ¿Hasta cuándo? Hasta siempre. Es parte de nuestra herencia colonial. Pisarnos unos sobre otros. Desobedecer la Ley, imponer la voluntad de unos cuantos sobre otros, en base de quien gasta o grita más. Y el resto, que se aguante y no joda. Estas “fiestecitas” en los barrios “emergentes” son muy comunes en los últimos años y son la mejor demostración del poder y victoria de las masas sobre las sociedades civilizadas pre-existentes. Como sostenía el maestro Ortega y Gasset, cuando la masa tome el control de la sociedad, existirán nuevos valores y principios, que con el tiempo, serán nuevas leyes y reglamentos. La nueva Ley: Armo mi fiestecita, en plena calle, cerrándola, haciendo ruido con orquesta incluída, hasta la hora que me da la regalada gana y ningún vecino debe protestar o quejarse, porque ellos son mierda y yo soy Dios. El respeto a mis vecinos y a su tranquilidad o privacidad, no existe. “Yo hago lo que me da la gana y el resto no existe”. El individualismo colectivo amoral. Esta mentalidad es totalmente incivilizada, inculta, incívica e ilegal. Pero, ¿alguien le ha comunicado eso a los vecinos? Probablemente, no. Porque ellos no tienen ni el mínimo conocimiento de sus deberes, sólo de sus derechos. O sea, la mentalidad tercermundista. Eso es lo que realmente somos, no la sociedad progresista y emergente que pregona el gobierno mediocre existente, sino la nueva sociedad conformada por la masa ignota, inculta, incivilizada que existe. ¡¡Y todavía Mario Vargas Llosa recibe el Nobel !! Suscribo los comentarios de Jaime Bayly, ese premio es exclusivamente un respaldo para Mario y de ninguna manera, para la sociedad peruana, porque seguimos siendo los “borregos” que sabiamente nos calificó Luis Bedoya. El progreso de un país se mide por el crecimiento de la cultura, educación, civismo de la sociedad, y no por metropolitanos, ni trenes, ni supermercados construidos; tampoco porque una parte de la sociedad es más rica que antes o porque los miserables ahora sólo son pobres. Así sólo nos seguimos engañando y viviendo en la mentira. He terminado este post y los vecinos siguen con su fiesta, afortunadamente mañana, mejor dicho, hoy lunes, no tengo que trabajar, de lo contrario, se merecían el mejor epíteto vulgar de la lengua castellana: hijosdeputa. Aunque creo que realmente se lo merecen.

Anuncios